Salmo 146 Alaba al Señor, que sana





Lam         FA             mim         
Alaba al Señor, que sana
FA             SOL7           lam  
     los corazones destrozados      bis

lam              mim              FA  SOL    DO
Alabad al Señor, que la música es buena;
             Lam                             mim
nuestro Dios merece nuestro canto
                  FA                 SOL            lam
por que El sana los corazones destrozados
    
     FA          SOL    lam
El reconstruye Jerusalén
Reúne a los deportados de Israel
Sana los corazones destrozados
Venda sus heridas
Cuenta el numero de estrellas
A cada una llama por su nombre
Nuestro Dios es grande y poderoso
Su sabiduría no tiene limite
El sostiene a los humildes
Y hunde en el polvo a los malvados

Lam         FA             mim         
Alaba al Señor, que sana
FA             SOL7           lam  
     los corazones destrozados      bis