Salmo 62 - Mi alma está sedienta de ti Señor



DO               mim      lam   FA                      DO
Oh Dios, tú eres mi Dios,          por ti madrugo, 
mim                   FA         DO   mim                   FA     DO
mi alma está sedienta de ti;    mi carne tiene ansia de ti, 
             rem             FA            DO
como tierra seca, agostada, sin agua

DO     mim           lam   FA                DO
¡Cómo te contemplaba         en el sagrario 
mim            FA           DO       mim                   FA             DO
viendo tu fuerza y tu gloria!   Tu gracia vale más que la vida, 
         rem    FA            DO
te alabarán         mis labios. 

       lam              FA       DO
Mi alma está sedienta de ti, Señor,
       lam              FA       DO
Mi alma está sedienta de ti, mi Dios    bis


DO   mim    lam     FA                   DO
Toda     mi  vida             te bendeciré 
mim                   FA         DO         mim              FA                     DO
y alzaré las manos invocándote. Me saciaré igual que en un banquete
         rem             FA            DO
y mis labios te alabarán jubilosos. 


DO    mim  lam    FA           DO
Porque  tu  eres        mi auxilio, 
mim                   FA             DO     mim                FA      DO
y canto a la sombra de tus alas    mi alma está unida a ti, 
       rem    FA               DO
y tu mano       me sostiene. 

Mi alma está sedienta……